viernes, 4 de diciembre de 2009

Historias de futbol 1



Llega un tipo a un bar, se sienta en una mesa para pedir al garzón una cerveza. Este le toma su pedido y se retira en búsqueda de la bebida.

-Son las seis de la tarde. No es una hora que habitue hacer algo interesante un domingo por la tarde. Escuchar música, leer a ratos. Nada que merezca algo digno de ser contado.

Lejos, como un forastero que es, se acrecenta su sentido de apego a la tierra que recibió sus primeros pasos. Por esta razón la espera de este partido parece algo especial. Sólo en el local espera el día que transcurre a 500 kilómetros, pero que puede vivir simultaneamente, a la distancia, sólo, salvo por la presencia de una camiseta que se sienta a dos mesas de distancia para pedir unas papas fritos.

-Somos más -pensó- somos más en estas mesas, somos más en aquel estadio, espero seremos más en la cancha.
'Somos dos gargantas apretadas, juntando fuerzas para emanar ese grito furioso que busca la gloria que parece no nos pertenece.
'Llega mi cerveza, y tengo que hacerla durar las dos horas del partido, porque la plata no abunda.
Remojo mi garganta y comienza: Llegamos, pero no tanto, falta profundidad, estan bien armados atras, mi cerveza baja muy rapido (eso no esta bien).
'Tranquilo socio, si el gol ya viene. Creo que cuando lo grite el tipo lo gritara conmigo, y se rajara con otra chela. Pero sigue la cosa, llegamos harto, pero no al arco. Eso quiere decir que... ¡¡¡Piña y la conchetumare!!! ¡se los paso a todos el pendejo y nos hizo el medio gol!, nos jugaron a la contra.
'El segundo fue el mismo guión, al final mataron de nuevo, el mismo pendejo. Me voy triste, pero ya me he acostumbrado. Quizás para nosotros este prohibido soñar en grande.

domingo, 25 de noviembre de 2007

2007, odisea en el espacio

La clásica odisea, en la cual Ulises vuelve de Troya, narra como este personaje emprende un viaje a lo desconocido que lo llevara a enfrentarse a peligros y conocer lugares de los cuales no poseía ningún conocimiento. Se puede decir que el tipo iba a la vida.

Esa sensación perdida de avanzar hacia lo absolutamente desconocido sin un posible regreso es algo que me llamo particularmente la atención, esa búsqueda de algo en medio de la nada aparente.

En la historia vemos migraciones sin retorno hacia lugares desconocidos, como es el caso de los colonizadores de nuestro continente. Ahí mi apreciación no va a la cagada que dejaron en los pueblos conquistados que se extiende hasta nosotros mismos, hijos mestizos de aquellas dos cultura, hijos de ese ultraje desalmado en la cual Europa se violo a América. Voy a esa búsqueda en medio de lo incógnito, en este caso del oro, de la fortuna.

En el siglo XIX un cuarto de la población europea emprendió un viaje sin retorno a territorios lejanos en búsqueda de una mejor vida. Otra muestra de un viaje a la parte oscura del mapa.

Mi experiencia de vida no me permite ni siquiera imaginar lo que es eso. Es como si hoy estuviéramos en el paradigma opuesto: tenemos seguridad en lo que conocemos y no nos iremos fuera de eso por que no hay mas.

Kubrick nos hablo de una nueva odisea.

Pero en personas que están tan acopladas a las estructuras y a la cultura, la idea de dar un salto a lo desconocido es ajeno.

Que mas queda que trabajar para comer.

Que mas quedar que convertirnos en nuestros padres ambientados en un nuevo escenario histórico.

Por otro lado esta el rollo del postmodernismo que es la falta del vellocino dorado, no hay ese algo que buscar que despierte el sentimiento de aventura.

Mientras que el aburrimiento de la vida diaria lo capeamos con los placeres a los cuales podemos y nos permitimos acceder.

Todo esto me lleva a pensar en que en la odisea esta la juventud.

lunes, 22 de octubre de 2007

De mensajes subliminales

Este fue el articulo no publicado en riff and e:

Todos sabemos que ciertos sonidos nos evocan ciertos recuerdos, pero ¿qué produce el sonido sobre la mente humana?

Mensajes subliminales ¿qué es eso? Sonidos que no los percibimos concientemente pero que nuestro inconsciente si.

Ruidos molestos, sonidos que nos son desagradables o que nos producen rechazo.

Ahora, en relación a estos tres conceptos, creare una historia.

¿Qué pasaría si una marca de una empresa tuviera el poder económico para transmitir un mensaje subliminal que nos llevara a preferir esa marca? Quizás muchos ya han pensado en eso ¿incluido los gerentes de las grandes compañías? ¿y si fuera así? No seria nada nuevo ni del otro mundo.

¿Existe un sonido que nos evoque el recuerdo de una marca en especial?

La pregunta queda abierta.

¿qué pasaría si un mensaje político fuera enviado mediante mensajes subliminales? Quizas ya lo pensaron ¿y si fuera así?

Todos escuchamos que los cables de alta tensión emiten un sonido particular, si se pone atención, ese mismo sonido se encuentra en menos decibeles en todos los sitios urbanos: en todos los lugares donde existe electricidad.

Lo que no sabe el comun de las personas es que la electricidad no produce ningún sonido, el sonido casi imperceptible de la electricidad es un mensaje subliminal de ciertas cupulas políticas.

Asi como el gas que usamos para cocinar no tiene olor, y su aroma característico es agregado para evitar accidentes, la electricidad no produce ningun sonido, y se le agrega uno que busca lavar las mentes de la población para evitar que no se asocien contra el gobierno.

Debido a esto, y no es coincidencia, las guerrillas son llevadas a cabo en la selva. Ademas de su posición estrategica, la selva esta libre de este mensaje subliminal, lo que libera a los combatientes de esta arma sonora.

Es por esto que en los 80, en tiempos de dictadura, se producían cortes de luz y es por esto que existe tanta preocupación energética: para que no se levante la población.

Esto obviamente es ficción, como tambien lo es la lectura de las estadísticas sociales.

lunes, 24 de septiembre de 2007

Apuntes de ociologia practica

Existen dos corrientes ociologicas que se intersectan en torno a un mismo problema: el que en Chile en cualquier momento te pueden cagar.
Por un lado tenemos la ontologia del ganador, escuela desarrollada pricipalmente en Santiago de Chile: esta nos señala que el ganador en su naturaleza busca sacar provecho de cualquier situacion aun a costa del desmedro del otro. El ser es oportunista y de mente rapida y astuta, sin remordimientos y muchas ni siquiera se da cuenta de su comportamiento, adoptandolo como algo natural. El ganador no puede verse a si mismo, por lo cual sus actitudes le pareceran lo mas naturales. El ganador es corto placista, por lo cual solo buscara el beneficio inmediato en desmedro de manchar su imagen para el medio y largo plazo.
Por otra parte tenemos ociopatia cleptomana. Esta es una rama de la psicologia social y da cuenta de que cuando no hay nada mejor que hacer nos quedamos con algo que no es nuestro aunque no lo necesitemos.
Este transtorno llamado ociopatia cleptomana encaja perfectamente con la ontologia del ganador retratando a un personaje que los que estamos acostumbrados a enfrentarlos hemos hecho defensas, pero si usted es un extranjero y va a dar vueltas por este pais cuante bien su vuelto, ve donde deja por minutos sus cosas y si va a prestar algo no crea que se lo van a devolver si no se lo piden.